Skip to content

Trucos para paganos pobres y/o ecológicos

3 julio 2010

Redactando esta entrada se me ocurrió hacer otra contando algunos truquillos para llevar una vida pagana más eco-sensible.

La primera norma es:  Cuanto menos se use mejor.

Reeciclar las cosas es bueno, pero si no tenemos residuos para empezar, es mejor, y si no usamos nada, ya es la leche. Pensad que cualquier proceso de fabricación, por pequeño e inocente que sea, va a generar impactos en el medioambiente.

Y no usar cosas es muy barato.

Lo siguiente es reutilizar lo que ya tenemos. Mi primer athame era un cuchillo de caza que heredé de mi abuelo (no era cazador, lo tenía por ahí). El segundo “cuchillo ceremonial” que tengo es un abrecartas con forma de espada proto-histórica (tiene dos antenas, así que me gustaría pensar que es celta, pero el filo es triangular y recto como algunos cuchillos romanos, así que estoy confusa), lo heredé de otra pariente, de la que también conseguí un incensario portátil de Santiago (me da igual que sea cristiano, es gratisss).

Usad platos, fuentes, copas y demás para las ofrendas y libaciones, de vajillas que han quedado sueltas o viejas si no queréis usar los cacharros cotidianos en los rituales (si no os importa usarlos, aún mejor).

La segunda mejor opción a la hora de reutilizar es comprar materiales en tiendas de segunda mano. Supongo que a muchos (sobre todo los más influenciados por la magia ceremonial) no les gusta usar herramientas que no estén consagradas desde el segundo cero a su función y hayan pasado por manos con “energías extrañas”. Es su problema, este texto está dirigido a aquellos que encuentran más energías negativas en conductas irresponsables contra el medioambiente (o en gastar) que en reutilizar herramientas.

Chapuza 1: Portavelas/Incensario con yogures

¿Conocéis los yogures estos que vienen en botecitos de cristal? Son bastante majos para reutilizar como portavelas (para velas de té), o incensarios. Se pueden rellenar de grava (de la especial para fumadores y ceniceros, para evitar sorpresas con el calor) y decorar por fuera para que no se note el nombre de la marca. Con papel, agua, pegamento y cualquier pintura que tengáis por casa podéis hacer algo bastante coqueto, incluso si tenéis cadenitas por ahí podéis atarlas  y hacer un incensario portátil.

Esto tiene un problema grave. No están hechos para aguantar el calor hasta donde yo sé, tengo dos y nunca me han dado problemas (curiosamente, una vez si jodí un quemador de aceite), pero es mejor estar del lado de la prudencia y no dejarlo mucho tiempo encendido. Experimentad con ello con prudencia antes de emplearlo a ciegas en un ritual, y no lo dejéis cerca de cosas inflamables o donde os pueda hacer daño si se rompe. SI SOIS MENORES, NO HAGÁIS ESTAS COSAS SIN SUPERVISIÓN ADULTA, POR FAVOR.

En caso de duda, usar productos fabricados especialmente para soportar el calor. Reutilizar las cosas es bueno pero no a costa de haceros daño o prender fuego a la casa.

Y la gravilla para ceniceros en general me he encontrado que suele ser muy útil para reutililizar cacharros para velas o incienso sin que quemen.

Velas:

Si podéis permitíroslo, usad algún tipo de vela de origen natural o biodegradable. Las más habituales en los comercios se hacen con derivados del petróleo. No guay (aunque a veces los colorantes y otros elementos que se añaden a la parafina son peores que la parafina a secas).

Si no os queda más remedio, las velas de té (las redonditas y planas), duran bastante, incluso se pueden hacer que duren más; a veces queda mecha pero poca cera, echando más cera la vela aguantará aún más tiempo.

Para los que no pueden reutilizar las velas y los demás, las velas largas pueden ser cortadas según la necesidad, así se emplea todo y sale más barato.

Yo suelo empelar velas de cera de abeja (las que he encontrado por aquí cerca), salen alrededor de 6€ un paquete de cuatro cortas y unos 8€ un paquete de cuatro largas. Normalmente compro las largas y las corto por la mitad porque no me hace falta tanto para un ritual, y además la vela larga es más inestable y se puede caer. Cortita es mejor.

Chapuza 2: Pentáculo de cera

Normalmente lo piden de madera en los libros sobre wicca, pero yo no tengía los medios así que lo que hice fue hacerlo de cera. Con los restos de velas en un contenedor (un “taperguare” de esos de cristal) lo puse sobre el fuego (de la vitrocerámica) hasta que se fundieron todos, lo dejé enfriar y ¡tachán! ¡una plataforma circular!. Lo único luego fue dibujar el pentáculo, la cera es fácil de carvar, pero no se ve demasiado bien y no es un material amigo de la mayoría de las pinturas disponibles (*cof*rotuladoresparaCDs*cof*). El resultado no es muy tradicional (a mí me quedó fucsia) pero no por ello menos útil… sólo que no le pongáis cosas calientes encima.

Altares de Bolsillo:

Ya los he mencionado anteriormente, pero crear un altar portátil con cajas de zapatos, recortes de revistas, abalorios de joyas o ropa que se hayan caído o no sirvan, cualquier cacharro que tengáis en casa en general… Puede matar varios pájaros de un tiro: es algo hecho por vosotros a vuestro gusto y medida, reutilizáis cosas y ahorráis espacio y dinero.

Varas:

Las varas, varitas, palos de caminar y demás se puede sacar de madera ya caída, a veces, en los tiempos de poda podéis conseguir algunas sin salir de la ciudad (aunque no sé que dirán los encargados). En caso de cortarla directamente del árbol muchas veces, en varias especies de árbol, hay ramitas bajas que han quedado inútiles al crecer el árbol hacia arriba. Estas ramitas no sólo no aportan nada al árbol (no tienen hojas) si no que chupan sabia y le quitan recursos, podéis cortarlas, pero usad material limpio y un corte lo más liso posible, una herida en un árbol puede “infectarse” como una herida en un animal.

Si alguien tiene sus propios trucos o sugerencias me encantará oírlos. Quizá haga más adelante otra entrada con más trucos.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 5 julio 2010 23:16

    En esto de los apaños con cuatro duros y pocos residuos he tenido mucha experiencia. 😛

    En lugar de botes de yogur, se pueden usar las tarrinas de helado de crema catalana, las de barro. No sé si se siguen vendiendo en ese envase, pero casi todo el mundo que yo conozca tiene una o dos guardadas en casa, y son muy apañadas para quemar cosas dentro o poner incienso, porque son resistentes al calor.

    Otra chapucilla factible es usar para saquitos y demás los recortes de tela que pueda haber por casa, o si no se tiene ningun/-a pariente que hiciese corte y confección, sábanas viejas de algodón.

    Los restos de velas se pueden reutilizar bastante bien, en algunas tiendas de manualidades venden cordel de mecha, o mechas sueltas con ese circulito metálico. Luego sólo hay que fundir todos los trozos y verter en, por ejemplo, un cartoncillo de papel higiénico forrado de papel de plata (con cuidado, que quema horrores). La parte de arriba tiende a hundirse cuando la cera se enfría, pero se puede rellenar luego.

    Un saludo. 😀

    • 10 julio 2010 18:55

      Yo uso los botecitos de cristal porque dejan escapar la luz, los de barro los uso para el agua de las acuarelas xD
      Los saquitos que tengo siempre los he conseguido de regalo, cuando te regalan alguna joya, algún reloj y cosas así muchas veces vienen con saquitos la mar de apañados. Aunque alguna vez he usado retales también.

      Lo de hacer velas con el cartón del papel higiénico y papel de plata tendré que estudiarlo a ver qué tal 😀

      Gracias por tu comentario, son sugerencias muy interesantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: