Skip to content

Incendios 2

20 junio 2010

Esta entrada la llevaba cargando desde el año pasado, y al escribir esta otra acabé recordándola. En cuestiones de incendios cualquier previsión es poca y aunque quite mucho al romance no hacer una hoguera con el ritual, es mejor estar del lado de la prudencia. Este blog está escrito desde España, y aquí los peligros de los incendios son enormes, la península es un área muy seca en verano, sobre todo la zona sur, y la vegetación reseca arde terriblemente rápido, no hay ni punto de comparación entre lo fácil y rápido que se puede producir un fuego en un área seca contra una húmeda.

No soy una experta en hogueras e incendios, he estado en algunas acampadas en mi vida y tenemos chimenea en casa, es toda mi experiencia directa con el tema. Me pareció conveniente rellenar el vacío que existe en el paganismo respecto a las hogueras en el exterior y la seguridad con una serie de consejos que deben considerarse como mínimos a la hora de manipular un incendio, NO HAN DE TOMARSE COMO UNA GUÍA EXHAUSTIVA, NI COMO NORMAS ESCRITAS POR UN ESPECIALISTA.


Consejos:

  • Repasad la legislación de vuestra comunidad, son muy diferentes. No hagáis hogueras donde no esté permitido, en la mayoría de lugares hacer fuego esta completamente prohibido a excepción de zonas especiales habilitadas para ello. También hay temporadas donde está estrictamente prohibido bajo ninguna circunstancia, prestad atención a las noticias y los boletines de medioambiente.
  • Prestad atención al clima y el entorno. Si no ha llovido decentemente en más de dos semanas y notáis el terreno seco (grietas, mucho material suelto…) y la vegetación amarilleando, es mala señal. Ni siquiera os frotéis con la hierba si podéis evitarlo.
  • No os confiéis si lleváis el fuego dentro de un caldero, o algo así, creyendo que al tenerlo contenido no pasa nada. Sí pasa:
    1. Si el terreno está muy seco hasta la más mínima chispa que lleve el aire puede prender la vegetación de los alrededores.
    2. El fuego también puede empezar a arder por contacto. Si el caldero se calienta demasiado puede acabar quemando algo y generando un incendio.
    3. Incluso si en la zona se pueden hacer fogatas y la vegetación está verde, el material del que están hechos estos contenedores pueden ser de mala calidad, pueden hacerse grietas, romperse o coger excesivo calor y convertirse en un riesgo por sí mismos. Tened cuidado con ellos, no llevéis al monte nada para contener el fuego que no estéis seguros no funcione adecuadamente.
  • A la hora de hacer el fuego tened con vosotros a alguien con experiencia y que conozca la zona. Mejor aún, nombrad a un responsable (tipo “el conductor” de los fines de semana) únicamente para el fuego, sobre todo si en el ritual van a realizarse trances, meditaciones profundas, va a emplearse alcohol o drogas, etc. Tened a alguien siempre sobrio que se encargue de tener controlado el fuego.
  • Sería buena idea también conocer instrucciones básicas de seguridad para el manejo de la fogata y las acciones a seguir en caso de que el fuego se extienda y amenace con descontrolarse. También sería buena idea que estas instrucciones sean repetidas a todos los participantes antes del ritual para que todos sepan qué hacer en caso de emergencia.
  • Antes de hacer el fuego, observad el entorno y aseguraos que no hay hierba seca, arbustos o ramas de árbol bajas cerca. Apartad cualquier cosa que creáis pueda arder del área de la hoguera. Observad que no sople demasiado el viento.
  • Tened una buena cantidad de agua y tierra preparada cerca por si acaso.
  • Poned piedras alrededor del fuego. Esto puede sonar raro: pero si cogéis y usáis vuestras propias piedras mejor, la razón de esto es que hay rocas que pueden estallar por el calor y ser preligrosas para los que estéis alrededor. No uséis piedras húmedas, roca blanda, escamosa, en lajas (como la pizarra) o que notéis se resquebrajen con facilidad. Buscad rocas duras (golpeadlas entre sí, rayarlas con metal) y homogéneas.
  • No hagáis la hoguera más grande de lo estrictamente necesario. Si empieza a soplar viento, apagadlo.
  • Al terminar aseguraos de apagarlo todo bien, no dejéis que aparezca ni un hilo de humo. Echadle bien de agua y cubridlo con tierra lo más limpia (libre de hojas y raíces) posible, limpiad la zona y esperad para comprobar que todo está en orden.
Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Natalia permalink
    22 julio 2010 16:15

    En Andalucía esta prohibido hacer hogueras en el exterior. Con decir, que si enciendes uno dentro de un cortijo, al poco ya ves un helicoptero vigilando. Aqui en España es mejor evitarlos en exteriores, tanto en verano como en invierno, que suelen ser secos (excepto este año que ha llovido lo nunca visto en 40 años), y es extremadamente peligroso. Pensad, lo que se pierde, vegetación (a veces irrecuperable), animales, e incluso vidas humanas. Nos jugamos mucho, y nadie como nosotros para respetar todo.
    Saludos.

    • 27 julio 2010 12:27

      En el Norte la legislación es más suave, sé de sitios donde está permitido hacer barbacoas hasta en verano (a no ser que hayan cambiado las normas hace poco), con excepciones en casos de olas de calor y sequías.
      Los incendios forestales en la península han sido una pesadilla desde tiempos de Alfonso X, tengo por ahí una cita en la que pide que si pillan a alguien prendiendo fuego a los bosques que le tiren dentro xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: