Skip to content

Fundamentos del Feminismo

16 enero 2010
Thank you, ladies.

Thank you, ladies.

Base:

El movimiento feminista busca que las mujeres alcancen la igualdad de derechos y privilegios de la que gozan los hombres.

En principio es así de simple. Pero en la práctica y a lo largo de su historia han ido apareciendo problemas nuevos y viejos y diversas formas de verlo y plantearse las situaciones que se presentaban, de modo que hay quien habla de “feminismos”. Ya que estamos en un blog pagano, no es difícil ver como pese a los puntos en común, el movimiento pagano está lejos de ser una ideología concreta que se pueda definir con facilidad.

    Historia:

A grandes rasgos (muy grandes), se suele dividir la historia del movimiento feminista moderno en tres grandes olas. Son algo difíciles de situar y concretar en el tiempo, quizá también debido a que no solo son fases desde un punto de vista histórico, también representan importantes cambios en la percepción y la sociedad:

  • Primera Ola:

Apareciendo entre finales de siglo XIX y principios del XX. Buscaba la búsqueda de nuevos y mejores horizontes para las mujeres, principalmente en la educación (hasta entonces muchas universidades únicamente aceptaban hombres), e incluso cierto acceso al mundo laboral (en las clases medias, claro). Pero la mayor victoria que logró el movimiento fue que se reconociera a las mujeres el derecho a voto.

  • Segunda Ola:

Vino a continuación, aproximadamente entre los años 60-70. Aunque las mujeres fueron avanzando en asuntos legales, muchas costumbres y tradiciones mantenían a la mujer en una segunda posición en la sociedad. Quizá el apartado más llamativo de esta ola, aunque no necesariamente el más importante, sea la liberación sexual de la mujer. Aparecen métodos anticonceptivos relativamente sencillos y asequibles y las mujeres intentan reclamar el derecho de decidir ellas mismas lo que hacer con su propio cuerpo.

También hay una fuerte lucha en favor de roles más fuertes e independientes de las mujeres en la sociedad, y de una mayor voz y presencia en la misma.

Como he mencionado arriba, las olas pueden verse como cambios de percepciones, no solo algo histórico, hay quien observa que, viendo las luchas que aún existen por una mayor y mejor presencia de las mujeres en la sociedad y su derecho a decidir (observar cuantas controversias aún existen respecto al aborto), la segunda ola aún no ha terminado.

  • Tercera Ola:

Aproximadamente desde los años 90 hasta ahora. El movimiento feminista empieza a darse cuenta de algunos errores y problemas que han ido creando en la búsqueda de la unidad entre unas mujeres, han conseguido marginar a otras. La igualdad es necesario extenderla globalmente, a otras mujeres de diferentes lugares, culturas y estratos sociales.

La tercera ola reconoce que el movimiento feminista puede tener muchas visiones; la mujer puede ser ama de casa, llevar escote y tacones o hiyab, o haber nacido varón.

Básicamente, en la tercera ola, nace la idea de que en vez de dictar a las mujeres como tienen que ser para ser feministas, dejan que cada individuo traiga sus particularidades, experiencias y expectativas al movimiento.

    El feminismo como elección:

Hay una corriente de pensamiento, lamentablemente, cada día más habitual con el crecimiento de la Tercera Ola y su heterogeneidad, que supone que el feminismo está basado en la capacidad de elección de una mujer.

Aunque uno de los puntos claves del feminismo es que la mujer tenga la misma libertad de decisión que los hombres. Las decisiones en sí mismas no dejan de ser más o menos machistas solamente porque las haya tomado una mujer.

El “feminismo como elección” es un problema muy grave, porque para empezar desvincula el objetivo del feminismo de la “igualdad” y lo mueve al de “elección”. Y lo más importante, hace que actitudes sexistas sean aceptables solo porque alguna mujer, en alguna parte, las comparte o está de acuerdo con ellas.

Las elecciones personales hechas con plena conciencia y libertad son respetables, pero no las hace feministas porque las realice una mujer, ni libres de observación y crítica.

    Los “muñecos de paja”:

El feminismo ha sido una ideología que se ha bombardeado por todas partes con esta falacia, hasta el punto que hay muchísima gente que toma al feminismo por sus muñecos de paja y no por su realidad y los logros que ha obtenido en los últimos siglos.

Un “muñeco de paja” es una falacia según la cual para atacar una ideología, se toman algunos ejemplos extremos de la misma, o directamente inventados,  para formar una parodia de la ideología a la que atacar con más facilidad.

¿Quién no ha visto representada alguna vez una feminista como una mujer masculina, odia-hombres, con las axilas sin depilar y quemando sujetadores? Pues nada de eso tiene que ver necesariamente con ser feminista (y no se quemaron nunca sujetadores, es un mito).

Obviamente, como en todas partes las feministas tienen sus dosis de radicales, idiotas y descentradas. Pero esto es algo común a cualquier ideología, religión, partido político, nacionalidad, raza o cosa.

    Debates:

Aunque el concepto básico del feminismo de “igualdad” sea simple. El cómo lograrla es un mundo aparte, y dentro del propio feminismo hay debates y discusiones sobre ello. No todas las feministas van a tener las mismas ideas y conceptos, no todas vienen del mismo trasnfondo económico y cultural, no todas tienen las mismas necesidades ni se enfrentan a los mismos problemas.

Por supuesto, para quien el feminismo es algo incómodo, que no haya una falta de consenso siempre en todos los aspectos que puedan surgir en el mundo, es otro punto más que añadir a su “muñeco de paja”.

    Crítica:

Las mayores críticas que creo se pueden realizar contra el trabajo del feminismo hoy en día, ha sido el clasismo y occidentalismo en sus formas. Mujeres de clase baja, de diferentes razas, culturas, áreas geográficas, o mujeres que, sencillamente, no encajaban en el ideario de lo que la Mujer Feminista del momento debía ser, son ignoradas, cuando no despreciadas.

Las peores consecuencias de estos errores, es que hacen a estas mujeres se sientan poco identificadas por el movimiento y, por tanto, poco dispuestas a participar en él o liderarlo. No es algo que comparta sus objetivos, esperanzas y necesidades. Es algo ajeno a ellas. Luchan por sus derechos, pero no se llaman feministas.

Estas mujeres no se ven representadas en el feminismo, no solo rara vez se les ha dado voz si no que a menudo tienen que tolerar que se las indoctrine o paternalice (y esta palabra jamás fue mejor empleada), sobre el Gran Bien Común en vez de dejar que se oigan las cosas que son importantes para ellas.

    Feminismo Pagano:

El paganismo moderno puede decirse que nació con los mismos cambios de principios del siglo XX, y durante la segunda ola llegaron a ir mano con mano. Hoy en día, grupos nacidos con ideas y líderes feministas como las diánicas o el reclaiming siguen ganando miembros.

La idea de que la mujer no debe estar en segundo plano y ser tratada como un ser de segunda, o un “otro”, no puede conseguirse solo a golpe de ley o regulación política. Necesita una nueva educación sobre el sexo y el genero, los roles sociales, y la cultura en general. Con el renacimiento pagano, muchas mujeres vieron en las nuevas formas de expresión de la espiritualidad femenina, la respuesta al vacío que las religiones tradicionales patriarcales les daban.

En la trasformación de toda la cultura y sociedad hacia la igualdad, habían encontrado religiones que las recibían como alumnas, maestras y líderes independientes con los brazos abiertos.

Lo que es cuanto menos curioso, teniendo cuenta que históricamente el paganismo en general no ha sido nunca especialmente cariñoso con las mujeres.

Existe otro problema justamente opuesto a la falta de representación femenina en las religiones tradicionales, y es que,  en ocasiones en la nueva espiritualidad, la mujer adquiere un valor “endiosado” que tampoco es de utilidad para el feminismo porque sigue intentando predefinir y apartar de la sociedad como “otro” a la mujer, en vez de tratarla como ser humano.

Una cárcel de oro sobre un altar no deja de ser una cárcel.

Enlaces:

http://webs.uvigo.es/pmayobre/enlaces_de_interes.htm

http://finallyfeminism101.wordpress.com/the-faqs/faq-roundup/

http://www.ciudaddemujeres.com/Matriz/Index.htm

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: