Skip to content

Sobre el estado del blog

7 agosto 2011

Ya es más que obvio que este blog está un tanto abandonado. No voy a echarle la culpa solo a imprevistos y a la falta del tiempo, creo que ha habido bastante poca previsión por mi parte. Al empezar no tenía nada claro qué dirección iba a tomar esta página, empecé a escribir considerando que la intención acabaría surgiendo sola. Eso no ha ocurrido y, a menudo, me encuentro con entradas a medias que no sé cómo terminar, dejando el blog sin actualizar.

Así que el blog permanecerá en reposo, que no cerrado. Terminaré algunas entradas y las iré subiendo con el tiempo. Tendré cuidado en meditar más a fondo y organizar mejor mis proyectos sobre paganismo en el futuro. ¿Hay algo que los paganos echéis de menos en la comunidad de internet?

Los riesgos del eclecticismo

7 agosto 2011

No es nuevo que soy un tanto crítica con determinados eclecticismos, mezclas y cruces de tradiciones más bien inadecuados. Sé que le caigo muy gorda a algunas personas precisamente por cuestionar algunas de sus prácticas. Lo que no creo que he comentado nunca así, de forma desarrollada, es porque esto es un problema.

Las creencias personales de cada persona son más que aceptables, puedes creer en la Diosa, que Jesús te ama y que Buda es el camino a la purificación de los pecados (sí, todo junto). Pos mu’ bien.

Ahora…

Si entras en un foro y empiezas a exponer tus cruces de ideas y esperas que la gente las acepte por las buenas sin cuestionar de dónde narices las sacas, mal vamos. Las palabras y los nombres tienen sentido, los creyentes les dan sentido, y cuando aparece un ente individual cambiando por completo el concepto y, a menudo, la base primordial de sus creencias solo porque le resulta conveniente, o porque tuvo un buen tripi, o como sea que llegó a la conclusión que Tal y Cual son totalmente compatibles; a los demás creyentes no les va a gustar. Porque una sola persona no es nadie para redifinir las creencias de otros sin dar a cambio razones de peso (“sentirlo en el interior” no es una razón de peso, es UPG siendo generosos).

Básicamente, si sales de la esfera meramente privada y personal y entras en cualquier espacio público (especialmente, espacios públicos de debate), no puedes exponer una mezcla extraña de creencias y esperar que nadie diga nada.

Uno de los más graves problemas de eclecticismo es la apropiación cultural (es otra entrada que tengo pendiente). La apropiación cultural es un problema grave, no es un asuntillo simplemente de respeto o no, o de mero interés por otras culturas. La apropiación cultural hace daño, porras, la apropiación cultural puede matar gente. Nos gustaría creer que el mundo es un lugar feliz, de pueblos hermanados donde el intercambio de riquezas y sabiduría entre personas en igualdad de condiciones está a la orden del día, pero aún no he visto unicornios vomitando caramelos, así que ese mundo no existe. Que en el paganismo tratemos temas espirituales y religiosos no da derecho a ignorar el contexto socioeconómico mayor que rodea, ataca y destruye muchas culturas.

En el fondo, mi mayor inconveniente con el eclecticismo es que su sentido se ha devaluado hasta ser sinónimo de “pura vagancia”.

El eclecticismo en el paganismo ya no es la unión orgánica entre dos o más culturas cercanas y hermanadas. Ya no es el trabajo de personas serias e inquisidoras, en una constante búsqueda de aprender más, que logran comprender en profundidad diversos caminos, y cuándo y cómo es conveniente y aceptable unirlos. No es individuos que buscan aunar una herencia cultural personal rica y diversa.

El eclecticismo en el paganismo se ha reducido a: “hago las cosas así porque me apetece”. No hay más (la única variación es: “hago las cosas así porque Autor Equis dice que puedo”).

¿Y por qué esto no es aceptable? Porque fomenta la ignorancia, desvirtua tradiciones que probablemente ya estén pasándolo mal en favor de extraños que ni se molestan en comprenderlas, porque estas personas “eclécticas” no atienden al sentir de los creyentes de ninguna de las tradiciones que mezclan (no hay respeto por ellas en el fondo), porque ya hay bastantes mentiras y desinformación como para que otros vayan creando más, porque encima hay gente que se lucra con falacias fáciles que suenan muy bien al ecléctico vago medio y a menudo se alzan como representantes de tales tradiciones (tener un libro publicado te da derecho a ascender a categoría de Gran Eminencia Absoluta de Todo) ante el público profano, generando aún más y más desinformación que luego afecta a la vida del resto de creyentes y practicantes…

Etcétera.

Lo gracioso es que encima creo en el eclecticismo, pero no como está generalizado actualmente, es una representación de la ley del mínimo esfuerzo y del interés propio de individuos por encima de cualquier tradición.

Los “gurús”

6 marzo 2011

Voy a dedicar esta entrada a un grupo muy particular de gente, a modo general he usado el nombre de “gurús” (sí, con las comillas incluídas) porque creo que es lo que mejor les define a todos ellos, aunque en ocasiones se muestran como trolls, flamers, estafadores o depredadores sexuales. Es bueno reconocer sus señales más características ya que, aunque la mayoría no son más que gente inofensiva con un ego que no le aguanta, o que intentan desesperadamente ganarse una fama para su negocio (mirad mi nuevo libro, comprar de mi súper tienda de hierbas naturista), los hay también que son bastante peligrosos.

Cómo reconocer a un “gurú” en foros (también puede ser útil en la vida real):

  • Saben de todo: De todo todo además, no hay tema alguno en las artes oscuras, las claras, la filosofía platónica, el taoísmo o el encaje de bolillos sobre los que estos “gurús” no tengan un conocimiento profundo y de primera mano, probablemente han estudiado con famosos maestros que nadie conoce porque están ~ocultos~, ya sabéis.

El problema es, que es mentira, a menudo sólo saben de un campo y no muy bien, pero no les interesa aprender y corregirse, sólo les interesa tener la razón, ya sea para aumentar su nombre como Grandes “Gurús” (¡comprar mi libro de misterios! ¡es tan profundo como un pozo aséptico!) o porque no toleran que nadie les lleve la contraria. Esto lleva a menudo a ataques personales tanto públicos como privados (enviando una respuesta por correo privado, en vez de al foro).

  • Son unas pobres víctimas oprimidas: no importa que la mayoría de ellos sean hombres blancos hetero cis sexuales, el mundo está en su contra, gente. Siempre tienen enemigos, a veces muchos, en ocasiones hasta en las Altas Esferas (su vecino del 5º, que es el administrador del edificio y está harto de que el “gurú”no pague la comunidad. Probablemente el “gurú” se defenderá diciendo que no es un moroso, SI NO QUE ESTÁ LUCHANDO CONTRA LA TIRANÍA DEL CAPITALISMO. ¡Comprad sus pociones mágicas para apoyar su lucha!).

Leer más…

Divagando sobre profesionales en el paganismo

20 febrero 2011

Traigo noticias tan frescas como pan de dos semanas, hace poco en España se han registrado dos grupos paganos más como entidad religiosa en España: la Orden Druida Fintan y la Alfrothul Asatrú Folkish.

Este me ha hecho pensar un poco en nuestro crecimiento como sociedad y qué cabría esperar y hacia dónde deríamos dirigirnos. Siendo un bicho poco sociable quizá resulte un poco metete que hable de esto sin hacer yo mucho por mi parte, tomároslo como ideas sueltas a ver si alguien las coge.

Ya he mencionado alguna vez cómo se me cae la baba viendo lo que hay fuera respecto a enseñanzas paganas, pero hay otros campos inexplorados que serían interesantes tener las perspectivas de un pagano profesional del mismo. Hay cienes y cienes de blogs que hablan del paganismo en general o sobre tradiciones concretas, pero ¿cuántos se dedican o mencionan sectores más específicos y más “seculares”? Voy a poner unos ejemplos:

  • Gente de leyes: La pregunta más habitual que me llega a mi correo (después de “cómo me inicio”) es “¿cómo me caso?”, algún día le dedicaré una entrada completa sólo a esto porque tiene tela, pero a lo que voy es que, en general, no tengo ni idea. No tengo ni idea de lo que dice la ley al respecto, realmente no tengo demasiada idea de lo que dice la legislación en general respecto a todas las cosas que me pueden afectar como pagana, y me da una pereza enorme informarme, porque he tenido que estudiar diferente leyes para otras materias que no vienen al caso y ya he tenido de sobra. La legislación no es lo mío y me encantaría que alguien que tuvieran nociones sobre el tema algún día se animara a explicarlo en algún blog, o página, o lo que le parezca.
  • Gente de academia: Me gustaría empezar a ver paganos en posiciones sólidas en la academia trabajando por la comunidad, el sentimiento anti-academia en algunos sectores del paganismo me parece estúpido por ser fina (sí, la academia tiene problemas y es criticable, por asuntos como sexismo, xenofobia, racismo, colonialismo, etc. principalmente, no porque tengan “pactos secretos con la Iglesia a lo Código DaVinci”, en serio gente, realidad=/=ficción, Dan Brown ni si quiera es tan buen escritor). Paganos y academia se necesitan los unos de los otros, en mi opinión, y me gustaría ver tender puentes aquí.
  • Medios/Periodistas: Hay muchas historias de bien intencionados paganos a los que algún medio les ofreció la oportunidad de explicar la tradición que querían al mundo y se encontraron rodando en un cementerio respondiendo extrañas preguntas sobre la ouija y apariciones. Los medios se encargan de dar las noticias como les conviene y no cómo nosotros queremos mostrarlas (séeeeeehh…, les tengo cierta tirria a los medios tradicionales, ¿se nota?), siendo como somos los paganos un blanco fácil de aquellos que por pereza o estupidez buscan una historia entretenida a nuestra costa, me gustaría ver más paganos entendidos y trabajando en el medio, que ayuden a otros paganos a relacionarse con los medios, distinguir un periodista responsable de un buscavidas, o que produzcan historias propias que interesen a los paganos, etc.

Son sólo algunas ideas, creo que en otras entradas también he mencionado cosas como momentos de duelo o crisis dentro de grupos, la gente en esos momentos tiende a acudir a la religión en busca de consuelo y no estoy segura de que haya personas en el paganismo con suficientes conocimientos en la materia para ayudarles, profesionales de estos campos tampoco vendrían mal.  No sé, ¿se le ocurre a alguien algo más?

Por mi parte pienso a menudo qué podría ofrecer, pero siempre termino dejando las cosas en los inicios porque hay otros asuntos que reclaman mi presencia. Me gustaría hacer un blog dedicado al paganismo y el medioambiente (lo que estoy estudiando ahora), también algo como un curso wicca/pagano online gratuito, porque cada vez que veo uno de pago me dan ganas de prenderme fuego al pelo. Son ideas, pero prefiero estudiarlas y ver sus posibilidades antes de lanzarme a un proyecto sin entender bien lo que puede exigir (luego pasa lo que pasa).

Siento el retraso

25 diciembre 2010

Para empezar, pido perdón por tener esto abandonado.

Voy a intentar volver a entradas relativamente regulares, aunque dudo que vuelvan a ser de una vez a la semana. Tengo otros proyectos en marcha a los que voy a dar prioridad. Estoy escribiendo artículos en una página “de pago” (ajajajajajajajaja… “pago” he dicho, pffffffff), sí, en realidad no se ve un duro, pero me interesa para madurar un poco más mi trabajo y mis artículos, lo que a su vez redundará, espero, en la calidad de los que publique por aquí. Así que, probablemente de aquí a un año al menos, seguirá habiendo entradas, pero no tantas como antes. En este mismo sentido, también estoy peleando por mejorar mi escritura y estilo (de eso hay más pruebas en mi blog de arte).

También me gustaría avisar que si queréis poneros en contacto conmigo por alguna circunstancia usad la dirección que está en la página de “Contacto“. Los comentarios por aquí están bien (¡gracias!), pero el filtro de gmail se activa como nada en cuanto coge más de dos o tres enlaces, así que los avisos que me llegan por parte de wordpress a veces se pierden por ahí (procuro revisar la carpeta de spam cada semana, pero depende). Si queréis contactar conmigo mejor el correo.

Y… quería escribir algo más pero se me ha olvidado. Estoy segura que hay una cabeza sobre mis hombros, pero mejor me levanto a comprobarlo.

Luchando contra la sociedad tradicional

25 diciembre 2010

El simple hecho de ser paganos en un momento como el actual en el mundo occidental ya nos sitúa en una posición poco “tradicional” desde el punto de vista social. Se han empleado muchas denominaciones para designar a la gente que no entra dentro de los patrones que la sociedad reconoce como “convencionales” (precisamente, la palabra “pagano” en general es una de ellas), pero, ¿realmente la gente es tan diferente por declararse pagana?

Es algo que vengo meditando desde hace tiempo. A veces vemos entrevistas o documentales donde, o los paganos/wiccas/brujos (los que sean) son tratados como bichos raros y, a menudo, los aludidos participan activamente en dar una imagen absolutamente pintoresca de sí mismos y su tradición (hay unos documentales por ahí con Alex Sanders, entre otros, que serían un buen ejemplo de esto).

Luego hay otros, que parecen insistir como si no hubiera mañana en lo muy normales que somos los paganos. Somos buenos, inofensivos, decentes productores de la sociedad.

¿Cuál es la mejor postura? No lo sé, pero tiendo ligeramente a la primera bajo ciertas condiciones.

El intentar reencajar en la sociedad, aún a la fuerza, puede resultar un tanto… humillante, es casi como si se estuviera pidiendo perdón sencillamente por existir, como si sólo cumpliendo unas rígidas expectativas de lo que la sociedad demanda como “normal” o “decente” o “aceptable” o “bueno” (usad los eufemismos que queráis) tendríamos derecho a recibir respeto por nuestras creencias, en vez de recibir respeto porque, hola, somos seres humanos y sólo por ello nos lo merecemos.

Por poner un ejemplo de un movimiento ajeno al nuestro, dentro de la comunidad LGBT hay grupos e individuos que no sienten ningún interés por defender su derecho al matrimonio en base a que es una institución creada por una sociedad que les ha tratado (muy a menudo, literalmente) a palos, y la solución no es amoldarse a las demandas de lo que la sociedad reconoce como relaciones aceptables (el matrimonio) si no crear nuevas formas de relaciones entre personas. Crear nuevas normas y nuevas sociedades que reconozcan a todos.

Claro que eso es más fácil de decir que de hacer. La sociedad permea en nosotros desde nuestro nacimiento, nos acompaña toda la vida e ir en su contra, aunque sólo sea en cuestiones muy concretas (como el machismo, la homofobia, el racismo), es un trabajo eterno de autocrítica, aprendizaje y lucha interior. No todos estamos dispuestos a nadar contracorriente, o peor, no todos somos capaces de hacerlo.

El problema es, reconociéndonos como paganos, ya hemos empezado a ir contracorriente. Podemos ser el ser humano más vulgar, aburrido, tranquilo, pacífico y “normal” del mundo, pero por el mero hecho de llamarnos paganos para alguien, para una sociedad muy amplia ahí fuera, ya somos anomalías, ya somos hasta radicales (hace poco el Papa hizo un discurso que equiparaba poco menos la secularización de Europa con el terrorismo, tela). Podemos mostrarnos haciendo los impuestos, levantándonos a las siete a ponernos un café para ir a trabajar como todo hijo de vecino todo lo que nos de la gana, pero seguimos nadando contra corriente.

Obviamente, cada individuo es libre de enfrentarse a esta situación como le resulte más adecuado; lo que me escama, y ya he visto alguna vez, es que en las ansias de complacer a la todopoderosa sociedad con nuestra normalidad, hagamos demasiadas concesiones, olvidándonos de que hay una identidad que es propia y debemos defender. Por ejemplo, esta situación es uno de los inconvenientes que tengo con el “Todos los dioses son un mismo Dios” que muchos lanzan por ahí, transformándose de Gran Súper Misterio Trascendental o Frase Barata Pseudoprofunda (depende a quien se pregunte) en una excusa para que imágenes divinas de una tradición (normalmente, la más poderosa, es decir, cristiana en la mayor parte del mundo occidental) sustituyan a las de otras tradiciones (paganas) apartándolas y relegando su posición e importancia a un segundo término. La sociedad tiene muchas formas de relegar al olvido y la marginalización a movimientos como el nuestro,”misterios profundos” cargados de “buenas intenciones” como el ejemplo anterior son uno de ellos.

Luchar contra la sociedad tradicional no es fácil, pero es algo que tenemos que hacer ya que siendo paganos sencillamente no hay escapatoria, hay que aprender cómo funcionan sus mecanismos y, sobre todo, como estos mecanismos nos influyen a nosotros mismos (ser paganos no nos hace inmunes a las hipocresías y paradojas que se generan) si no queremos que las sociedad nos olvide o que nos acabe anulando.

PD: Sólo por asegurarme, esto no es un alegato contra la concordia y convivencia entre religiones, de hecho, la tolerancia tristemente sigue siendo un acto de lucha contra la sociedad tradicional, “tolerancia” es una palabra que llena muchas bocas, pero que se olvida cuando se hace inconveniente para según quienes.

¡Felices Fiestas!

21 diciembre 2010

¡Feliz Solsticio! ¡Bendito Yule! Io, Saturnalia (sí, sé que llego tarde a este).

Habrá nuevas entradas pronto, no me he olvidado del blog 😉